No mamen ahora si que me pase de la raya y es que la otra vez me quede a solas en casa de mi suegra y ella me sedujo con sus ricas chichotas, al principio me resistí pero no fui tan fuerte y acabe cediendo ante sus encantos, nos fuimos directo a la cama donde ella me la chupa con muchas ganas hasta que me deja el pito con una gran erección, se monta encima de mi y le doy una gran cogida hasta que la hago venirse una y otra vez.