Que creen cabrones que la otra vez contrate los servicios de una puta mexicana que estaba bien sabrosa, tenia unas tetas grandes y redondas y un pinche culote, así que me la lleve a un motel de paso donde nos echamos las tres horas de rigor, ella me hizo la mejor mamada en mi vida, me dejo la verga bien parada y me la cogí en toda clase de posturas sexuales.