Mi vecina es toda una puta que llego a mi casa en busca de sexo, así que me la lleve a la cama y nos pusimos a coger, claro mientras mi esposa no estaba, así que la puse a cuatro patas y le chupe la panocha, la deje bien caliente para metersela hasta el fondo de sus entrañas hasta que se corrió a chorros.