Mi cuñada y yo llevamos una relación desde hace años. Claro en secreto de nuestra familia. Los dos siempre nos metemos a un motel de paso todos los viernes. Así que la otra vez nos echamos un buen palo. Donde ella me chupa el pito hasta que me lo deja bien duro y listo para que me la coja. Se la meto por la panocha y me vengo adentro de ella.