A mi vieja le gusta que se los eche en la boca y es que le gusta mucho el sabor del semen, así que la otra vez me dio una buena mamada con su boquita, me la agarra con sus dos manos y se la mete hasta el fondo de su garganta, me la mama sin cesar hasta que me vengo encima de su cara que le queda llena de semen.