Mi cuñada y yo mantenemos un romance prohibido desde hace mucho, para coger nos vamos a un motel que esta fuera de la ciudad, donde nos echamos las tres horas de rigor, donde ella me la chupa bien rico hasta que me deja la verga y siempre acaba montando encima de mi hasta que me hace venirme a chorros adentro de su panocha.