Si ella es mi querida y amada esposa que me hace una chaqueta con sus dos manos hasta que me la deja bien parada, me la chupa un poco y luego se acuesta en la cama, se abre de piernas para que se la meta hasta el fondo de su panocha, le doy una gran cogida con mi verga y no para hasta que la hago acabar una y otra vez.