Mi esposa es toda una puta y es que le gusta probar de todo, así que la otra vez la deje coger con mi mejor amigo, los dos se echaron tremendo palo donde yo las grabe con mi celular, ella se pone a cuatro patas y le pide que se la meta hasta el fondo de su panocha que le queda bien mojada y llena de mecos.