Estábamos en la casa de mis padres y mi novia estaba bien pinche cachonda, así que no se aguanto las ganas y nos metimos al que era mi cuarto, así que me dio unos buenos mamelucos hasta que me dejo la verga bien parada, no me quedo de otra que darle una rica cogida hasta que la hice tener un rico orgasmo.