Son dos morritas que se desnudan por completo y se ven muy sabrosas. Así que las dos se besan muy rico y se tocan las tetas. Se ponen tan calientes que una de ellas saca un enorme consolador con el que se dan placer. Se masturban la panocha con muchas ganas hasta que ya no pueden más y acaban por correrse a chorros.